Wed05272020

Last updateThu, 30 Apr 2020 5pm

Font Size

SCREEN

Layout

Cpanel
Back Home > Canal Argentina > El sector del calzado argentino.

Canal Argentina y Uruguay

El sector del calzado argentino.

El sector del calzado concluyó 2015 con 125 millones de pares fabricados y 22,5 millones importados. Pero los empresarios reconocen que tras el crecimiento del 4,2% la producción, ahora vive una retracción.

El cambio de Gobierno y el trasvase a un modelo nuevo impactan de diverso modo en la economía real. Los sectores más sensibles y que se expandieron bajo el paño de la sustitución de importaciones parecen ser los más temerosos al cambio. En este contexto, la industria del calzado vive un presente de preocupación y un futuro de incertidumbre.

De acuerdo con un estudio de Investigaciones Económicas Sectoriales (IES), el sector concluyó 2015 con 125 millones de pares fabricados y 22,5 millones importados, lo que da cuenta de una buena performance. Pero los empresarios reconocen que el camino por recorrer a pie no será tan llano como el que transitaban y, tras el crecimiento del 4,2% en la producción, ahora viven una retracción.

El volumen de producción subió 5 millones respecto al trienio inmediatamente previo, cuando la manufactura estaba anclada en los 120 millones. La mejora respondió, según IES , a la recuperación de la demanda, ya que los ajustes salariales favorecieron el poder de compra de los consumidores y provocaron -en un año de elecciones, con inflación contenida y emisión mediante- un aumento del consumo más acentuado en el segundo semestre.

El consumo, la llave del ciclo económico clausurado el 10 de diciembre, se elevó 8,3% respecto a 2014 y permitió ventas por 147 millones de pares. La evolución positiva de la demanda fue abastecida con productos locales pero también con los 22,5 millones de pares ingresados por aduana, un 32,8% más de duplos extranjeros que en 2014.

Así, la participación de productos importados pasó al 15,4% en 2015. Pese a la aprobación de DJAI, no se observa una entrada indiscriminada de productos, aunque sí un sobrestock, indican los entrevistados.

En tanto, el consumo aparente por habitante, que en 2015 quedó en 3,5 pares, podría oscilar a la baja si la retracción permanece en los mostradores por la erosión de los salarios, la devaluación, la suba de precios y los aumentos que también se verifican en los gastos corrientes.

Los primeros datos del año hablan de una retracción del 4,2% en el consumo interno durante el primer bimestre. La consultora Abeceb ubica esa caída en 5% en términos reales. No obstante, el Gobierno se comprometió en reuniones sectoriales a mantener los niveles de importaciones de 2016.

En enero y febrero entraron solo 2,9 millones de pares, y a través del Decreto 160/2015 del Ministerio de Producción, se fijó una alícuota del 0% para las exportaciones de calzado y partes de calzado. Cayeron los derechos de exportación, que estaban en el 5%, y ya se aplica un valor FOB mínimo de u$s 13,38 para todo tipo de calzado cuyo origen sea China, excepto para zapatos de ski.

Las autoridades también se comprometieron a trabajar en un programa entre curtidores y manufactureros de cuero para potenciar los mercados externos, buscando, de esta forma, nuevos mercados de colocación.

El producto argentino goza de buena fama, aunque gran parte del cuero de calidad se exporta y la participación de insumos del exterior fue retaceada e impidió la fabricación de productos más complejos, como en el caso del calzado deportivo.

Lo que se pone en juego, según fuentes del mercado, no es poco: actualmente, hay cerca de 2.000 fábricas, predominantemente pymes, que ocupan a 85.000 personas de forma directa e indirecta, y se localizan principalmente en el Gran Buenos Aires, la Capital Federal, Córdoba y Santa Fe.   (Fuente: Cronista)