Canal Argentina y Uruguay

Motor: Brasil y Argentina firman acuerdo de corto plazo para sector automotor.

Argentina y Brasil firmaron un acuerdo de corto plazo para el sector automotriz, que implicará un periodo  transición.

Tal como estaba previsto, los gobiernos de la Argentina y Brasil anunciaron ayer la firma del acuerdo de corto plazo para el sector automotriz, que implicará una transición hasta que puedan acordar un protocolo de largo plazo para el período 2015-2020. Si bien el convenio incluyó metas concretas y un nuevo flex para regular el comercio entre los principales socios del Mercosur, constituyó más bien un compromiso de mayor trabajo conjunto para levantar a un sector que está en rotunda desaceleración en ambos países y que representa más del 50% del comercio bilateral.

Con la presencia de los empresarios del sector, los ministros de ambos países anunciaron que hasta junio del año próximo habrá un nuevo flex de 1,5 y que hubo un compromiso de los privados para lograr un crecimiento en la participación de mercado de los autos argentinos en Brasil y viceversa.

El flex es un valor que mide los términos de intercambio bilateral e implica que por cada dólar que la Argentina exporta al vecino país, puede importar hasta u$s 1,5. Se trata de un número más cercano a las pretensiones argentinas, ya que Brasil pretendía continuar con el libre comercio que regía desde el año pasado.

Respecto del marketshare, los sectores productivos se comprometieron a mantener una participación mínima de 11% en el caso de los autos argentinos en Brasil, y del 44,3% de los vehículos brasileños en la Argentina.

Participaron del encuentro el ministro de Desarrollo e Industria de Brasil, Mauro Borges; con su equipo de asesores, mientras que por el gobierno argentino estuvieron los ministros de Economía, Axel Kicillof; de Industria, Débora Giorgi; y de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman. También estaban miembros de las cámaras de ambos países que representan a las terminales (Adefa y Anfavea), y los autopartistas (Sindipecas y Afac).

“El objetivo principal es seguir avanzando en la integración del proceso productivo y mantener el equilibrio en el comercio”, señaló Kicillof al comienzo de la conferencia de prensa convocada para anunciar el acuerdo. El ministro agregó que ambos gobiernos acordaron criterios paconferencia de prensa convocada para anunciar el acuerdo.

El ministro agregó que ambos gobiernos acordaron criterios para el protocolo que se firmará en julio del 2015 y que “se abre una nueva etapa de profundización del comercio bilateral”. A su turno, Borges precisó que “el acuerdo beneficia a ambos países en la integración productiva” y aclaró que Brasil cuenta con la garantía argentina de que no habrá restricciones al comercio.

Aunque sin mencionarlo explícitamente, el funcionario se refería a las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) aplicadas por la administración de Cristina Fernández, que frenaron importaciones de Brasil. Con este mismo argumento es que avaló el flex de 1,5 que acordaron con la Argentina. Según Borges, el flex que regía actualmente era de 1,2 por la caída del comercio, por lo que la nueva cifra acordada implica un aumento en el potencial flujo entre ambos países, siempre que no existan restricciones, aclaró.

El acuerdo entre privados logrado ayer por ambas partes fue bien definido por el representante del autopartismo brasileño, Antonio Meduna, quien reconoció que los porcentajes de participación de mercado son aproximadamente los que ya existen –en el caso argentino, había bajado de 11% a 7%–, pero valoró que ambos gobiernos puedan retomar la agenda de discusión bilateral en un comité que hará un monitoreo del mercado y trabajará sobre los puntos del nuevo acuerdo que deberá regir a partir del año próximo.

Los gobiernos también se comprometieron a trabajar para que el sector automotriz se integre cada vez más y aumente la participación de piezas regionales en la fabricación de vehículos.

“En 2013 Brasil y Argentina importaron u$s 33.700 millones entre autopartes y autos. Ambos tenemos con el mundo fuertes déficits. Es necesario sustituir semejantes horas de trabajo”, manifestó Giorgi.

Los equipos de ambos países trabajarán en los próximos cuatro meses en la redacción de una lista de autopartes que no se fabrican en la región y que puedan producirse y homologarse. También definirán el tratamiento de piezas nacionales para que las autopartes argentinas puedan ser incluidas en el plan brasileño Innova Auto. “Le tapamos la boca a muchos. El Mercosur está vivo, está de pie y va para adelante”, remarcó la titular de Industria.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          

 

 Autor: El Cronista
 
 
MERCAMERICA.ES