Canal Argentina y Uruguay

OMC condena a Argentina por restringir las importaciones.

La decisión ya fue comunicada confidencialmente al Gobierno y los demandantes: la UE, Estados Unidos y Japón. El país suma así un nuevo frente de tormenta en el plano internacional.

La Organización Mundial de Comercio (OMC) decidió que Argentina violó las reglas de los acuerdos comerciales con la restricción de las importaciones, una derrota significativa para el gobierno de la presidenta Cristina Kirchner en una disputa que moviliza a 43 países, entre los cuales no está Brasil.

Según Valor PRO, el servicio de informaciones en tiempo real de Valor, la decisión de la OMC, aunque confidencial, ya se comunicó a Argentina y a los acusadores: La Unión Europea (UE), Estados Unidos y Japón. Su anuncio oficial demorará algunas semanas.

El caso involucra la utilización de parte del gobierno argentino de las licencias de importación no automáticas, además del pre-registro y autorización previa de todas las importaciones, de una forma que viola las reglas de la OMC y aumenta los costos para las empresas, según los países que hicieron el reclamo.

En principio, los miembros de la OMC pueden requerir a los importadores que soliciten una licencia de importación, como condición previa para traer los productos del exterior. Cuando la exigencia de la licencia es automática, la transacción está garantizada. Sin embargo, Argentina comenzó a utilizar cada vez más la licencia no automática, que permite el comercio administrado, atrasos, etc.

Algunos países afectados consideran que Argentina adoptó ese procedimiento como una política propia. Socios industrializados insistieron en la OMC que el país adoptó la medida no de manera puntual, sino para todo su comercio exterior, en “respaldo a políticas de reindustrialización, de sustitución de importaciones y para eliminar el déficit de la balanza comercial”.

Los países asociados alegan que, desde 2008, Argentina viene expandiendo la lista sujeta a licencia de importación no automática, demorando la entrada de computadoras portátiles, electrodomésticos, máquinas y equipamientos, autos y autopartes, químicos, textiles y vestuario, entre otros. Se quejan de que el país no respeta el procedimiento máximo de dar la licencia en el período de 60 días. Otros no reciben la señal verde para vender sus productos y tampoco explicaciones al respecto.

De acuerdo con la UE, se vieron afectadas exportaciones europeas por u$s 3.100 millones, a valores de 2011. Brasil no se sumó a la disputa contra su socio del Mercosur, a pesar del reclamo persistente de sus exportadores sobre las prácticas de Buenos Aires.

Cuando se la acusó de restringir importaciones, Argentina insistió que sus medidas eran consistentes con las reglas del comercio internacional. El gobierno argentino podrá recurrir al Organismo de Aplicación, lo que empujará la conclusión del contencioso por varios meses.                                                                                                                                                                                                                                                                                                             

 

 Fuente:  Valor > Cronista

 

MERCAMERICA.ES