Canal Argentina y Uruguay

Acuerdo automotor entre Argentina y Brasil entra en vigor.

El acuerdo automotriz que firmaron a principios de junio Brasil y Argentina entra hoy en vigor y se extenderá hasta el 30 de junio del 2015.

El acuerdo automotriz que firmaron a principios de junio Brasil y Argentina entra hoy en vigor y se extenderá hasta el 30 de junio del 2015.

Se prevé que en ese período los dos países continúen en negociación, y a partir de la mitad del próximo año implementen un nuevo régimen  bilateral, con ampliación del comercio y la política industrial común en el sector de autopartes y la garantía de seguridad de los vehículos.

El acuerdo reactiva el sistema flex, por el cual Brasil podrá vender con exención impositiva, como máximo, u$s 1,5, por cada u$s 1 importado del país vecino.

El protocolo firmado con los argentinos contempla que los sectores productivos de los dos países mantengan una participación mínima en los respectivos mercados de vehículos, de 11% de automóviles argentinos en Brasil y 44,3% de unidades brasileñas en Argentina.

Asumieron los compromisos, por el lado de Brasil, la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores y el Sindicato Nacional de la Industria de Componentes para Vehículos Automotores; y la Asociación de Fábricas de Automotores, la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes y la Asociación de Industrias Metalúrgicas de la República Argentina, del lado de Argentina.

El secretario de Industria argentino, Javier Lando, dijo ayer que el acuerdo permitirá que más vehículos argentinos se comercialicen en Brasil. El país adquiere el 90% del total de autos exportados por Argentina. “Contar con el acuerdo para que haya más participación de los vehículos en Brasil garantizará una reactivación de las terminales para el mercado externo”, aseguró. Según Lando, el protocolo con Brasil y el Procreauto, programa de préstamos argentino, ayudarán a aumentar la producción nacional en 120.000 unidades.

El acuerdo entra en vigor en un momento de dificultades económicas para Argentina. Después de la crisis financiera de 2001, Buenos Aires consiguió llegar a un acuerdo con 93% de los acreedores para reestructurar su deuda y está pagando regularmente lo que se acordó. El restante 7% rechazó el acuerdo y un juez estadounidense, Thomas Griesa, decidió que Argentina tiene que pagar a los fondos especulativos que detentan la deuda no reestructurada, conocidos como fondos buitres. Esos fondos piden el 100% del valor nominal de los títulos que poseen.                                                                                                                                                                                                                                                                                                           

 

 Fuente:  Valor > Cronista

 

MERCAMERICA.ES