Canal Argentina y Uruguay

Argentina: Limitación a las importaciones, un negocio que mueve millones.

Las trabas a la importación que impuso el gobierno argentino generó una industria en torno a la aprobación de DJAIs.

 Se trata de un negocio que mueve millones de pesos al mes y que se originó en torno a oportunistas que buscan sacar provecho de las dificultades de PYMES que no logran la obtención de estas declaraciones juradas, el requisito para poder importar. Hay empresas que se dedican a vender cursos para los desorientados empresarios que prometen develar los “misterios” en torno a las DJAIs, consultores que se dedican a “acelerar” las certificaciones y hasta “caranchos” que prometen recursos judiciales exitosos para reflotar las DJAIs rechazadas.

El negocio de las DJAIS se originó en la era de Guillermo Moreno, cuando el ex secretario de Comercio que impuso este sistema de Declaración Jurada Anticipada de Importación que vino a sustituir al también polémico régimen de licencias no automáticas. Las arbitrariedades le valieron al país un fallo en contra de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Con la llegada de Augusto Costa a la secretaría de Comercio, hubo cambios. Costa intentó transparentar el mecanismo. Hoy los formularios son extensos y se completan de manera electrónica. Entre los campos a completar se solicitan los montos importadores en años anteriores y las proyecciones para los próximos dos años. Es aquí donde muchas empresas son rebotadas.

Una de las firmas que saca provecho del conflicto para importar es Argentina Exporta. Desde el sitio web venden todo tipo de servicios para destrabar el proceso. Dictan seminarios cuyo precio por persona es $ 847. Y otros servicios como un “plan de acción” para “entregarles a nuestros clientes la satisfacción de contar con las DJAI autorizadas” mediante “la búsqueda de alternativas que nos permita llegar a ese logro”. Curiosamente, como “metodología de trabajo la empresa reconoce que “s e alteraran datos importantes en la DJAI, con el fin de obtener resultados satisfactorios”. Y prometen un “Plazo estimado de entrega del trabajo finalizado” de dos meses.

La Asociación de Exportadores e Importadores también vende cursos a $520 ($260 para los socios). Además, pisan fuerte los “brokers”. La mayoría cuenta en su staff con despachantes de aduana. Y contactan a exportadoras, que por ser liquidadoras de divisas tienen un cupo de importación. Así, el cliente le “ compra” un cupo de importación a la exportadora en pesos al dólar oficial. En los registros de la AFIP queda registrada que dicha importación hizo a nombre de exportadora y no a favor del verdadero importador. El costo: 20% del monto de la operación.

Fuente: iEco-Clarín