Canal Argentina y Uruguay

Argentina: vuelven los viajes de negocios.

Crece la cantidad de eventos y congresos internacionales en Argentina y aumenta 15% la ocupación hotelera en este segmento.

La semana pasada, la asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) decidió por voto unánime que en 2018 la Argentina será la sede de la reunión anual de este organismo multilateral de crédito. Hace 22 años que el BID, que rota sus conferencias por todo el continente, no sesionaba en nuestro país. Aunque aún no está confirmado, todo apunta a que Buenos Aires dará cobijo a esa reunión que se desarrollará durante 4 días con más de 3.000 participantes y la asistencia de 387 instituciones públicas y privadas.

La decisión del BID es una muestra de que el turismo de negocios vuelve a ser relevante para el país. En los últimos cuatro años, ese segmento venía de capa caída. Tras el cambio de gobierno y con el fin del cepo y la inminente salida del default, se abre un nuevo panorama para el sector.

José Pérez Barquero es director de Operaciones para el Mercosur de la cadena NH. Con 14 hoteles en el país y planes para sumar cuatro más en lo que resta del año, el ejecutivo cuenta que hace 10 años, el 60% de la ocupación de las habitaciones estaba vinculada a los viajes corporativos. En 2015 ese porcentaje había caído a 40%. “El turismo de negocios prácticamente había desaparecido. Ahora estamos viendo un cambio. Por un lado están volviendo tímidamente los congresos internacionales. Este tipo de eventos trae mucho público y ocupación plena a los hoteles. Y también comienza ya a haber un flujo de inversión extranjera que viene a prospectar el mercado”.

NH apunta específicamente al turismo de negocios y está por inaugurar el Tower NH City, un anexo del hotel que ya funciona a metros de Plaza de Mayo. El Tower City formará parte de la marca Collection, un segmento de alto nivel dentro de la cadena. Además, en junio reabrirá en Bariloche el Edelweiss bajo el paraguas NH y en noviembre contarán con otro hotel en La Punta, San Luis. También planean hacerse cargo a lo largo de este año de la operatoria de tres hoteles ubicados en Pilar, Salta y Neuquén.

En el hotel Sheraton ya tienen datos concretos del repunte. “El panorama es positivo ya que estamos viendo un crecimiento del 15% en lo que se refiere a viajeros por negocios. Hay gran movimiento de ejecutivos en el primer semestre y esta tendencia se replica para el resto del año”, sostiene Andres Hasdeu, director de Ventas del Sheraton Buenos Aires.

Claudio Dowdall, director general de La Rural S.A, señala que “Buenos Aires tiene los atributos necesarios para ser sede de eventos internacionales: hay oferta de esparcimiento, cultura, gastronomía e infraestructura, por lo que puede competir para captar eventos con grandes plazas como Barcelona, Londres, Madrid y Frankfurt”.

Pese a estos atractivos, reconoce que “en los últimos años hubo poca participación de expositores extranjeros y de visitantes. Hoy hay expectativas de que, con la apertura internacional que está mostrando el Gobierno, las empresas expositoras vuelvan a participar”. Pero asegura que este negocio “es de tiempos lentos. Hoy vivimos un mejor clima, pero recién lo vamos a ver reflejado el año que viene. Los congresos internacionales definen sus sedes con tres o cuatro años de anticipación. En 2016 nosotros estamos viendo un año de transición con niveles de participación y ocupación similares a los de 2015. Y esperamos un repunte para 2017”.

“Hay un gran potencial de crecimiento del turismo de negocios en la Argentina, con una demanda internacional que viene creciendo. Y esto no sólo involucra a Buenos Aires sino a varias otras ciudades del país que se vienen preparando muy bien, con mejores servicios e infraestructuras sostenibles para ser sedes de eventos”, señala Silvina Luna, gerente general de Glaminess, una empresa de turismo concentrada en el segmento de lujo.

Arturo García Rosa, presidente de SAHIC (South American Hotel & Tourism Investment Conference), resalta que “se están generando las condiciones para que la Argentina vuelva a incorporarse al mundo con el turismo corporativo. Va a haber una corriente muy fuerte en este sentido”.

García Rosa se esperanza en que se pueda revertir la tendencia de los últimos años. “Desde 2011 para acá el mayor objetivo de los hoteles ha sido sobrevivir, a contramano de una política de Estado donde se subsidiaban los viajes al exterior y se castigaba a quien había invertido en el país”. Remarca que entre 2002 y 2011 el país había duplicado la cantidad de turistas y de divisas recibidas en este rubro.

“Llegamos a recibir 5,8 millones de turistas extranjeros que generaron US$4.500 millones anuales. A partir de 2011 empezó la debacle y ahora se va a dar un cambio muy grande. En 8 años deberíamos llegar a 12 millones de turistas, con un ingreso anual de US$17.000 millones”.

Para que este objetivo se cumpla “lo que hace falta es que el sector público acompañe al privado y conjuntamente puedan actualizar los planes de desarrollo para promover la demanda y generar nuevas inversiones. Hace falta agregar nueva oferta”.

En ese sentido, la ciudad se prepara para sumar un nuevo hotel cinco estrellas, el Alvear Tower de Puerto Madero, un emprendimiento que vincula hotelería y residencias de lujo, con lo que promete ser el metro cuadrado más caro de la ciudad. Será el edificio más alto del país, con 234 metros y una inversión de US$130 millones. La inauguración está prevista para diciembre.  (Autor: iEco Clarín)