Canal Argentina y Uruguay

Clima en Sudamérica daña cosechas y crea pánico en mercados.

El nerviosismo por el clima hizo que los fondos de cobertura y otros grandes especuladores se centraran en la agricultura, especialmente en la soja y aunque apostaban por precios más bajos en marzo, ahora son los más optimistas.

Las últimas semanas han sido de locos en los mercados agrícolas. Las inundaciones en Argentina y la sequía en Brasil han desatado el pánico en los mercados de futuros de Chicago a París, ya que los precios del maíz, la soja y el trigo subieron durante la primera mitad de la semana pasada antes de volver a caer.

En tanto el máximo responsable ejecutivo de Louis Dreyfus Co. dijo que el año 2015 se caracterizó por una falta de volatilidad, este año se perfila para ser mucho más interesante. Una medida de 30 días de las fluctuaciones de precios en el subíndice de Agricultura de Bloomberg, un indicador de ocho productos básicos, subió a su máximo nivel desde septiembre el lunes. Eso es un gran cambio desde principios de este año, cuando la constante disminución de los precios para la mayoría de los cultivos provocó que se registrase la menor volatilidad desde diciembre de 2013.

Semanas de lluvias e inundaciones en Argentina provocaron que el Ministerio de Agricultura del tercer mayor exportador de soja y sus dos bolsas más grandes recortaran sus pronósticos para las cosechas la semana pasada, citando los daños de los cultivos anegados. Aunque ahora se pronostican condiciones más secas, la incertidumbre acerca de la magnitud del impacto implica que la volatilidad de los precios no desaparecerá en el corto plazo, dijo Matt Ammermann, gestor de riesgos de productos básicos de INTLFCStone con oficina en Plymouth, Minnesota.

Todo este nerviosismo derivado de las condiciones climáticas hizo que los fondos de cobertura y otros grandes especuladores se centraran en la agricultura, especialmente en la soja, y aunque los administradores de dinero apostaban por precios más bajos apenas en marzo, ahora son los más optimistas en casi dos años. Los fondos tienen la mayor apuesta combinada a precios más altos en 11 productos básicos agrícolas desde julio, según revelan los datos de la Commodity Futures Trading Commission de Estados Unidos. La semana pasada compraron en forma “masiva”, dijo Arnaud Saulais, corredor de Starsupply Commodity Brokers en Nyon, Suiza.

La soja terminó la semana pasada con un aumento, mientras que el descenso de dos días más pronunciado desde agosto dejó al maíz con una pérdida semanal. Los agricultores de Estados Unidos están empezando a trabajar en los cultivos de primavera y los recientes cambios de los precios podrían determinar si van a sembrar más maíz o soja, dijo la corredora estadounidense Allendale Inc.

Los futuros de soja para entrega en noviembre, que indican el precio previsto al momento de la cosecha, se cotizaron a casi 2,6 veces el precio del maíz de diciembre el viernes, lo más alto desde 2014 para los dos contratos. El maíz se desplomó a una mínima de 17 meses a comienzos de abril después de que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos dijo que los agricultores aumentarían la siembra, a expensas de la soja, al tercer nivel más alto desde 1944. El USDA tiene previsto actualizar su pronóstico para la superficie cultivada en Junio.

A pesar de que todavía existe el riesgo de que el clima dañe los cultivos, la recuperación que se registró la semana pasada podría haber sido exagerada y muy rápida. El viernes Goldman Sachs Group Inc. dijo en un informe que mantiene una perspectiva a la baja para el maíz y la soja, ya que los pronósticos para los grandes cultivos de Estados Unidos son buenos y el mundo todavía tiene un amplio suministro. Los inventarios mundiales de cereales al final de esta temporada, probablemente serán los más grandes en tres décadas, según estima el Consejo Internacional de Cereales con sede en Londres. (Bloomberg > Gestión)