El sector manufacturero mexicano, precisó, enfrenta riesgos hacia adelante ante el incremento en los casos positivos a la pandemia de la COVID-19 en Estados Unidos, lo que podría llevar a un nuevo estancamiento de la industria.

Además, "El Indicador de Consumo BBVA" apunta hacia una recuperación "lenta y accidentada" del consumo privado, por la pérdida masiva de empleos y el cierre permanente de empresas con efectos de mediano plazo sobre el ingreso de los hogares.

BBVA prevé  la pérdida de entre 1,37 y 1,5 millones de empleos al final de este año, con una recuperación de entre 428.000 y 495.000 plazas hacia el 2021, cuando la economía podría crecer hasta un 3,7%.

"La reapertura gradual de actividades podría generar una reactivación temporal del gasto de las familias, aunque el impulso sería temporal", indicó el experto.

"La recuperación del empleo y el ritmo de crecimiento será lento y se dará probablemente hasta 2024", agregó.

México comenzó el pasado 1 de junio a reactivar de forma paulatina algunos sectores de la economía que permanecieron cerrados desde finales de marzo para evitar la propagación de la COVID-19, pero todavía en julio prevalecen algunas medidas de confinamiento en las grandes ciudades.

México reportó su primer caso positivo de la pandemia el pasado 28 de febrero y hasta la fecha acumula 36.327 defunciones. (Fuente: XinhuaNet)