Sun02182018

Last updateSun, 18 Feb 2018 3pm

Font Size

SCREEN

Layout

Cpanel
Back Industria > Fiat-Chrysler aumenta su producción de autos en México.

Industria / Motor

Fiat-Chrysler aumenta su producción de autos en México.

Fiat-Chrysler y General Motors fueron las dos empresas —además de la surcoreana KIA— que más aumentaron su producción en suelo mexicano en 2017.

Bruno Cattori, presidente y director general de Fiat-Chrysler México, explica en entrevista las razones que animan a la empresa a conservar su inversión en el país, así como sus planes para mantener sus ventas en un contexto adverso.

¿A qué atribuye el crecimiento de 39% en la producción que tuvo Fiat en 2017?

Tenemos siete plantas en México y en los últimos dos años hemos hecho algunas reconfiguraciones para responder mejor a las demandas de los mercados a los que exportamos.

Así, por ejemplo, la corporación eligió la planta de Toluca para producir el modelo Jeep Compass para la región de Norteamérica, Europa, Medio Oriente y África. La producción inició hace un año, en enero.

Afortunadamente, el vehículo jaló muy bien y sin duda este éxito contribuyó mucho al incremento que tuvimos en la producción.

Solo de este modelo produjimos 182,000 unidades en 2017 (lo cual representó un tercio del total de vehículos fabricados por la compañía en México).

También a nuestras líneas de pickups y vehículos comerciales les fue muy bien. Produjimos casi 294,400 pickups y más de 50,000 vanes en la planta de Saltillo, además de 1.2 millones de motores.

¿El traslado de las versiones Heavy Duty a Estados Unidos no afectará la producción en México?

Este movimiento es parte de este plan integral para reconfigurar nuestra producción en Norteamérica. Así como, en su momento, el Compass que se hacía en Illinois se trasladó a México.

En 2020, las versiones Heavy Duty se empezarán a fabricar en la planta de Warren, en Michigan. Se tomó esta decisión porque más de 90% de las Heavy Duty que ahora fabricamos en México se venden en Estados Unidos. Entonces, es lógico que se fabriquen allí.

El objetivo es que ganen todos. Gana Michigan porque se trae de regreso la producción de Heavy Duty y gana México porque en el espacio que quede disponible vamos a producir un nuevo producto en nuestro portafolio, que será una pickup mediana, que aún no existe actualmente en el portafolio, y que será un producto global con el que queremos entrar a un segmento muy grande.

¿Y qué pasará si Estados Unidos sale del TLCAN o si cambian las reglas actuales, por ejemplo, si se eleva el porcentaje de contenido regional?

Hay que ver qué va a pasar. Yo creo que hoy en día hay una mejor posición de todos para seguir construyendo un TLCAN 2.0, que nos beneficie a todos.

No obstante, si las cosas cambian, nosotros tendremos que adaptarnos a las reglas con las que tengamos que jugar.

Si bien la producción y las exportaciones del sector crecieron el año pasado, las ventas en el mercado interno bajaron 4%. ¿Cómo ve este año?

El año pasado, la industria cerró unas 70,000 unidades abajo de 2016. Arrancó fuerte, pero luego se desaceleró un poco a partir de septiembre, que fue cuando ocurrieron los terremotos y huracanes. A partir de ahí, la industria como que no retomó su paso. De hecho, en el último trimestre del año se desaceleró muchísimo. Yo creo que este año quedará en los mismos niveles que 2017.

¿A qué segmentos va a apostar la compañía para crecer?

Yo creo que nosotros tenemos que tener un portafolio balanceado. Participamos en varios segmentos con nuestras marcas. Por ejemplo, con Dodge y Fiat ofrecemos autos chicos, Jeep es nuestra marca de SUV, con RAM estamos en vehículos comerciales y con Chrysler atendemos el segmento de minivans. Cada una de mis marcas debe tener un buen desempeño en el segmento que participa. Así es que nosotros le vamos a tirar más bien a un portafolio balanceado.

¿Y qué pasará con Mitsubishi ahora que esta marca fue comprada por la alianza Renault-Nissan?

Hay un contrato de distribución de la marca, que hemos tenido por un poco más de 15 años. Yo creo que allí lo importante es que, en el momento en el que este contrato termine, la transición será totalmente transparente para el cliente. Los distribuidores Mitsubishi seguirán operando como tal y el cliente prácticamente no va a sentir la transición.

¿Esa parte del mercado que atendían con Mitsubishi, la absorberá Dodge?

No necesariamente, cada marca tiene su perfil. Pero quedará un espacio que tendremos que cubrir con nuestras otras marcas. (Fuente: Manufactura)

MERCAMERICA.ES