Inversiones / Adquisiciones y Fusiones

Cuba: Nueva Ley de Inversión Extranjera.

La nueva Ley de Inversión Extranjera entró en vigor en Cuba en busca de atraer al capital foráneo hacia la isla, necesitada de urgente recuperación económica.

La nueva Ley de Inversión Extranjera entró en vigor hoy en Cuba, luego de ser aprobada por el parlamento en sesión extraordinaria, en marzo último, en busca de atraer al capital foráneo hacia la isla, necesitada de una urgente recuperación económica.

El lapso, desde su aprobación hasta su validez legal, ha sido aprovechado por las autoridades para explicar sus alcances en numerosos contactos bilaterales, conferencias en Cuba y viajes de especialistas a otros países.

El texto legal, recién publicado por la Gaceta oficial de la República, incluye la exención para los inversores extranjeros del pago de impuestos sobre las utilidades durante ocho años.

"Se eximiría del pago de impuesto sobre utilidades a las empresas mixtas y partes en los contratos de asociación económica, por un período de ocho años a partir de su constitución y el Consejo de Ministros podrá extender el período, entre otros beneficios", señaló el diario Juventud Rebelde.

Después que concluya el período de gracia, las empresas pagarán un impuesto del 15 por ciento sobre la utilidad neta imponible, una cifra que constituye la mitad del monto actual, añadió el órgano de la Unión de Jóvenes Comunistas.

No obstante, cuando "concurra la explotación de recursos naturales, renovables o no, puede aumentarse el tipo impositivo sobre utilidades, por decisión del Consejo de Ministros hasta un 50 por ciento", precisó el rotativo.

La legislación "prevé para los inversionistas foráneos un régimen especial de tributación que es realmente ventajoso" y "bonificaciones de hasta el 50 por ciento en varios impuestos", indicó el periódico que sin embargo no precisó cuáles.

La anteriormente vigente Ley 77, aprobada en septiembre de 1995, fijó un impuesto del 30 por ciento sobre las utilidades, aunque el gobierno se reservó el derecho de eximir del pago total o parcial a las empresas que reinvirtieran sus ganancias en la isla.

La nueva ley busca "ofrecer incentivos a la inversión extranjera y asegurar que la atracción del capital foráneo contribuya eficazmente al desarrollo económico del país", así como "proveer a los inversionistas extranjeros de plena protección y seguridad jurídica".

El rotativo señaló que "las inversiones no podrán ser expropiadas, salvo motivos de utilidad pública o interés social", y en ese caso se haría "en concordancia con la Constitución y los tratados internacionales (...), y con la debida indemnización, establecida por mutuo acuerdo".

Semanas atrás, el presidente de la Comisión parlamentaria permanente que atiende los Asuntos Constitucionales y Jurídicos, José Luis Toledo, dijo que la nueva normativa determina, además, el carácter prioritario de la inversión extranjera en casi todos los sectores de la economía, sobre todo en aquellos relacionados con la producción.

La ley que debe ser aprobada este sábado "permitirá el establecimiento de una carpeta de inversiones, de modo que quienes deseen podrán conocer las áreas de interés para el país", adelantó Toledo.

La existencia de ese "portafolio" implica también un adelanto en cuanto a la documentación que se requiere para acometer la inversión, de modo que el proceso sea "más ágil", pues en diversas ocasiones, los inversionistas se han quejado de los dilatados procesos burocráticos en la isla.

"Esta nueva ley permitirá orientar mejor la inversión extranjera de modo que responda a los mejores intereses del desarrollo nacional, pero no hay concesiones ni retrocesos", sentenció.

Cuba tiene la urgencia de reanimar sectores productivos prácticamente paralizados por la aguda crisis económica de la década de los 90, pero la falta de capitales propios la obliga a recurrir a la inversión foránea.

 

 

Fuente: Xinhuanet

MERCAMERICA.ES