La operación, que se realizará con una prima sobre la cotización actual, supondría la adquisición del 8,3% de acciones en circulación y una inversión de aproximadamente 550 millones de euros (US$645 millones).

Con la compra, Santander pretende "aumentar la exposición del grupo a uno de sus principales mercados y con buenas perspectivas a largo plazo", según indicó en una nota de prensa.

La contraprestación en la oferta será de 24 pesos mexicanos por cada acción de Santander México, lo que según el banco supone una prima del 24,3% sobre la cotización de Santander México del 25 de marzo de 2021 y del 23,6% sobre el promedio de las últimas 30 sesiones.

Está previsto que la operación tenga un retorno sobre el capital invertido (ROIC) para Santander de aproximadamente el 14% y mejore el beneficio por acción (BPA) del banco un 0,8% en 2023.

La adquisición de la totalidad de las acciones en circulación, cuyo cierre se prevé en el segundo o tercer trimestre de 2021, reduciría la ratio de capital CET1 —la medida de solvencia más exigente en la banca— del grupo en aproximadamente 8 puntos básicos.

A 31 de diciembre de 2020, el grupo tenía una ratio CET1 del 12,34%, por encima de su objetivo del 11-12%.

Primer trimestre. Santander indicó en el comunicado que este viernes informará en la junta general de accionistas de la "buena evolución" del negocio en el primer trimestre de 2021, "con unos ingresos en línea con los del cuarto trimestre de 2020".

Debido a ello, el banco ahora espera obtener un retorno sobre el capital tangible (RoTE) ordinario de aproximadamente el 10% al final de 2021, un porcentaje superior a la horquilla del 9-10% estimada a principios de febrero.

El banco también informará de que el consejo tiene la intención de retomar una política de remuneración a los accionistas del 40-50% del beneficio ordinario del grupo.

"Por esa razón, durante el año reservará el importe necesario de capital para ejecutar esta política una vez lo permitan los supervisores", señaló la entidad.

Estos comentarios implican un adelantamiento de la aplicación de la ejecución de esta política de dividendos, ya que a principios de febrero, en la presentación de los resultados de 2020, el banco había dicho que esperaba aplicarala "en el medio plazo".

La entidad señaló que el coste del crédito sigue su tendencia a la baja y que en Europa "sigue generando ahorros" que mejoran la ratio de eficiencia del grupo.

En este sentido, el jueves el banco dijo que cerraría 111 sucursales en Reino Unido y reduciría su espacio de oficinas, sumándose a otras entidades que están cerrando espacio físico ya que la pandemia de COVID-19 ha acelerado el cambio hacia la banca móvil y digital.

Santander UK ofrecerá a unos 5.000 empleados de las sedes que se están cerrando nuevas modalidades de trabajo, que combinarán el trabajo desde casa con el acceso a espacios de colaboración locales. (Fuente: Reuters)