Tecnología / Telecomunicaciones

Brasil: Qualcomm y BNDES crean fondo de inversión.

Qualcomm Ventures  y el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) presentaron un fondo de inversión destinado a startups.

Qualcomm Ventures  y el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) presentaron un fondo de inversión destinado a startups que desarrollen productos y servicios enfocados en el mundo del Internet de las Cosas (IoT) en Brasil.

Inicialmente contará con recursos de 80 millones de reales (19,7 millones de dólares), capital que será usado para financiamiento de empresas nuevas, como aporte inicial. Se buscará un gestor del fondo por licitación pública, que acontecerá el año próximo.

La propuesta es acompañada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovación y Comunicaciones (MCTIC). Serán invitados a participar otros inversores, con lo que la cifra inicial podría duplicarse hasta 160 millones de reales (39,4 millones de dólares), indicó el portal local TeleSintese.

El fondo estará sujeto a las disposiciones y criterios de la ley de Informática. Será útil tanto para los emprendedores como para el crecimiento de la economía brasileña, valoró el presidente de Qualcomm para Latinoamérica, Rafael Steinhauser.

El gobierno local ya había abierto una convocatoria para la presentación de proyectos IoT en alianza con el mismo banco. Se pusieron a disposición unos 20 millones de reales, equivalentes a 5,4 millones de dólares de entonces, para distintos proyectos.

Con la condición de un máximo de un millón de reales (270.000 dólares) por propuesta, que para participar debía poder ser testeada en plataformas experimentales y ambientes reales. Más tarde había hecho lo propio en alianza con Softex, en un programa que buscaba proyectos innovadores en el área salud, energía y movilidad.

Este año, después de un debate extendido por casi un lustro, Brasil decretó la creación del Plan Nacional de Internet de las Cosas. Allí se define a ese concepto como “la infraestructura que integra la prestación de servicios de valor agregado con capacidades de conexión física y virtual de cosas con dispositivos basados en tecnologías de la información y la comunicación”.

El hecho de que no sea contemplado como parte del segmento de telecomunicaciones permitió que no corra para este tipo de elementos la fuerte presión impositiva a la que está sujeto el sector.

El documento también dejó de manifiesto que habrá tres verticales que serán prioridad para las autoridades locales: agroindustria, salud y ciudades inteligentes. Se indicó también que se crearía una cámara de gobernanza por cada una de ellas, algunas de las cuales ya funcionan, a la que se añadirá una adicional, llamada Industria 4.0.

Por fuera de lo impositivo, la normativa colocó como objetivos específicos el fomentar la capacitación profesional y buscar acuerdos entre el sector público y privado, entre otros ítems, para promover la integración de Brasil en el escenario internacional a través de cooperación, desarrollo e innovación en la materia. (Fuente: TeleSemana)