Canal Brasil

Brasil inyectará US$ 20 mil millones en la economía.

Para impulsar la producción y reanudar el crecimiento, el gobierno brasileño anunció medidas de estímulo al crédito que inyectarán US$ 20 mil millones en la economía.

La que tendrá más impacto agiliza la aplicación de recursos del Fondo de Inversiones, perteneciente al Fondo de Garantía de Tiempo de Servicio (FGTS), en emprendimientos del sector de infraestructura, ya que simplificará la emisión de bonos y liberará hasta US$ 5,4 mil millones. Esa medida, sin embargo, necesita la aprobación del parlamento.

En segundo lugar, está la autorización para que trabajadores del sector privado utilicen parte de la multa rescisoria del FGTS, que se paga por despido injustificado, como garantía para préstamos de nómina. La expectativa del gobierno es que la medida produzca la inyección de US$ 4,1 mil millones en crédito.

Otra acción es la apertura de una línea de crédito para refinanciar cuotas del Programa de Sustentación de la Inversión y del Programa de Financiamiento de Maquinaria y Equipos, que deberá traducirse en préstamos de US$ 3,67 mil millones.

El gobierno también anunció el aumento de préstamos de bancos públicos con tasas de interés más bajas que las del mercado. Los principales sectores beneficiados serán las micro y pequeñas empresas, la construcción civil, los exportadores y el agronegocio.

La pre-financiación agrícola de Banco do Brasil, reanudada, inyectará US$ 2,45 mil millones más. La aplicación de fondos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) en certificados de cuentas a cobrar de bienes raíces deberá impulsar los préstamos para vivienda también en US$ 2,45 millones.

La reapertura de la línea de crédito del BNDES con menores tasas de interés para financiar el capital circulante de empresas deberá resultar en la liberación de US$ 1,22 mil millones más. Por último, el aumento en el plazo máximo de pago y la reducción de las tasas de interés en los préstamos preembarque de productos exportados inyectarán US$ 980 millones.

Según el ministro de Hacienda, Nelson Barbosa, las medidas no se traducirán en costo para el gobierno porque las financiaciones seguirán las tasas del mercado y el gobierno solo está simplificando procedimientos y reduciendo riesgos, lo que ayuda el propio mercado a reducir las tasas de interés. “En lo que respecta al crédito, la mayoría de las iniciativas son administrativas, sin generar costos adicionales a los contribuyentes”, dijo. (Fuente: Agencia Brasil)